Seleccionar página

La producción residencial en México se ubica 17% lejos de los niveles registrados previo a la pandemia del COVID-19.

El impacto mundial en la cadena de suministros por la pandemia, así como el efecto inflacionario en la economía mexicana han creado ‘una tormenta perfecta’ para la industria de la construcción, principalmente en el sector de la vivienda, cuyos efectos han ocasionado un encarecimiento de hasta 15 por ciento en los costos por alza en materiales como el acero y el cemento, han subido las viviendas de precio por los mayores costos de construcción.

“Si hay inflación general normalmente también hay inflación en renta, puedes ir capturando la inflación en la renta, entonces si suben los costos de construcción, también subieron las rentas, lo que nos ayuda a mitigar los costos. Comparado con niveles previos a la pandemia, probablemente aumentó un 15 por ciento el costo directo de obra, entonces sí es significativo”

Oportunidad por inflación para el 2022

“La inflación en la construcción anda casi 17 por ciento, arrastrada fundamentalmente por los incrementos en los metales, fundamentalmente el acero y seguirá el alza del acero”, 

La escasez de acero por una menor producción de China y también la falta de semiconductores para maquinaria de la construcción, amenaza con alargar más la recuperación es decir la inflación aumentará.

Los precios de la vivienda se van a incrementar hacia finales de este año, ya está ocurriendo y en este primer semestre del año, es toda la vivienda que estaba en obra y que en los precios finales va a tener un repunte significativo respecto de lo que estaba en inventario, que ya se había logrado construir antes de que subieran los costos de materiales”.

Share This
Suscribete al Blog