Seleccionar página

A pesar de que la educación financiera es un concepto fundamental, su alcance es limitado en México, puesto que 60.4 por ciento de la población mexicana no cuenta con el respaldo de un seguro ni con un fondo de emergencia para cubrir gastos por enfermedad, desempleo o crisis económica, sin perder de vista que 32 por ciento de las personas en este país gasta más dinero del que gana.

El panorama planteado fue desarrollado por la insurtech Coru y se desprende de su análisis cuyo título es Consejos para una buena educación financiera, en el que apunta que resulta vital que las personas tengan conocimientos sólidos sobre finanzas personales, de manera que puedan llevar a cabo una adecuada planeación a futuro y disminuyan el riesgo de experimentar inconvenientes económicos.

Por lo anterior, la startup comparte algunos consejos a tomar en cuenta cuando se pretende administrar las finanzas personales. Son los siguientes:

1. Realizar un balance positivo

Es indispensable identificar los ingresos totales que se reciben, ya sea en la quincena, el mes o por semana, y después hacer un listado de los egresos (gastos) que pueden ser fijos y variables. Con estos datos recolectados, se deben detectar fugas, jerarquizar prioridades entre básicos, lujos y ahorros y, de ser necesario, reasignar porcentajes a cada uno de los egresos. Para tener un balance positivo al final de cada periodo, los egresos no deben ser mayores o igual que los ingresos.

2. Presupuesto

De la mano con el ejercicio anterior, es esencial tener un presupuesto de ingresos y egresos y designar una cantidad para cada gasto en función de las necesidades de las personas. El presupuesto es un referente que delimita la planeación que se ha realizado con anterioridad para cumplir con una idónea administración del dinero.

3. Ahorro

La acumulación de recursos es un pilar esencial para edificar finanzas personales sanas. Ya sea para alguna emergencia, formar un patrimonio o simplemente para viajar, es necesario fijar metas y lapsos determinados para alcanzar objetivos patrimoniales.

4. Evitar sobreendeudarse

Es indispensable que las personas sean conscientes de que no deben gastar más de lo que pueden pagar. Si una persona ya tiene un porcentaje alto en deudas, se recomienda que no adquiera nuevas y que vaya pagando las que tiene en función de la cantidad: las de menor porcentaje se pagan primero. De igual forma, la creación de un presupuesto es trascendental, de tal suerte que se contemple una cantidad de dinero para pagar adeudos.

Share This
Suscribete al Blog